El globalismo y el Nuevo Orden Mundial: Los campeones del maltusianismo

Philippe Bourcier de Carbon | 11/02/2022



Cabe señalar de paso que los Rockefeller, padre e hijo, también han sido campeones del maltusianismo global y de la lucha contra la fertilidad humana desde al menos los años 30 del siglo pasado. Como resultado de la investigación que han financiado con perseverancia, son sus empresas las que hoy tienen las primeras patentes de píldoras anticonceptivas de estrógeno, así como las de los primeros DIUs abortivos.

Su inmensa riqueza y las numerosas fundaciones privadas exentas de impuestos, entre ellas el Population Council, que han creado en Estados Unidos, les han permitido también ejercer un verdadero dominio sobre las organizaciones internacionales en este ámbito desde los años 50, en particular el sistema de las Naciones Unidas. Esta influencia adquiere ahora todo su sentido en Europa, cuyos pueblos poco fértiles están inmersos desde hace 25 años en un proceso acumulativo y mortal de implosión demográfica que está invirtiendo sus pirámides de edad.

Todos estos grupos, cuyos líderes ya determinan hoy en gran medida los asuntos mundiales de facto, tratan de unir sus esfuerzos para imponer ahora a todos los pueblos del mundo el surgimiento y la construcción de un gobierno mundial de iure que sustituya a las naciones, y especialmente a los Estados-nación históricos, que van a ser disueltos, que todavía existen.

Y los textos de los recientes tratados europeos impuestos a la opinión pública europea, como el Acta Única Europea (1986), el Tratado de Maastricht (1992) y el Tratado de Ámsterdam (1998), adquieren todo su sentido a esta luz, constituyendo la etapa decisiva en la búsqueda de este objetivo: un gobierno mundial que debe disponer muy rápidamente de una moneda mundial (el euro, ya casi en paridad con el dólar, llamado a fusionarse antes de diez años en una moneda única transatlántica), y de una policía mundial delegada en la OTAN, brazo armado de los amos globalistas, que ensayó su nuevo papel destruyendo Serbia, para imponer el Nuevo Orden Mundial de los Rockefeller y compañía. del Nuevo Orden Mundial de los pueblos recalcitrantes.

Aunque la opinión pública se mantenga en la oscuridad, este estado de cosas en el mundo ya no está, por supuesto, más allá de los círculos de los iniciados, totalmente desconocido para un público informado. Así, Le Figaro se hizo eco en su página de Opiniones de posiciones que hacían alusiones precisas a este tema: el 30 de marzo de 1999, el historiador Dominique Venner publicó un breve artículo sobre la guerra de Serbia bajo el elocuente título: «¿Quién manda en el mundo?». Pero sobre todo, el 18 de enero de 1999, en un artículo titulado «Hacia una Europa americana», en el que se afirmaba que «Amsterdam es la culminación de una política hegemónica destinada a hacer desaparecer las naciones europeas», el ex-embajador francés Albert Chambon reveló la cara oculta del Tratado de Ámsterdam implicando directamente la acción del CFR y de la Comisión Trilateral.

Resulta especialmente revelador observar que, en respuesta al artículo del embajador Albert Chambon que rompió la omertá al revelar en la prensa dominante al público francés el papel impulsor del CFR y de la Trilateral en la elaboración del Tratado de Amsterdam, fue el polaco-estadounidense Zbigniew Brzezinski, asesor de David Rockefeller y de varias otras empresas francesas, quien escribió el artículo.

David Rockefeller y varios presidentes estadounidenses, que se sintieron obligados a publicar un artículo en las mismas columnas de Le Figaro el 26 de enero de 1999, titulado: «En defensa de la Comisión Trilateral: No hay ninguna trama». Sin embargo, fue esta misma persona quien, unos meses más tarde, en la portada del periódico Le Monde del sábado 17 de abril de 1999, bajo el título «¡Guerra total contra Milosevic!» (expresión utilizada por primera vez por Joseph Goebbels) e informó con arrogancia de las últimas instrucciones de los verdaderos dirigentes, recordando al Presidente de la República Francesa, Jacques Chirac, y a su Primer Ministro, Lionel Jospin, así como a los dirigentes franceses, que deben ser fieles a sus obligaciones, tras casi un mes de bombardeos aéreos de la OTAN sobre Serbia.

Las tragedias, atrocidades y crímenes de guerra de todo tipo que han acompañado la dislocación de la antigua Yugoslavia desde 1991, primero en la Bosnia serbo-musulmana, en la Krajina y Eslavonia serbo-croata, y ahora en el Kosovo serbo-albanés, ocultan útilmente a la opinión pública de las «grandes democracias» de Occidente los verdaderos desafíos geopolíticos de estos acontecimientos, desafíos que, en realidad, apuntan al futuro de la independencia y la libertad en Europa frente a los dictados de los dirigentes globalistas estadounidenses y su apetito de poder.

Traducido por Robert Steucker
Por cortesía de Euro-Synergies

  DIRECTOS: Coronavirus | OVNI | Geoingeniería

Últimos podcasts


Episodio 2: Alba Lobera y Carlos X. Blanco presentan el libro Las 13 claves del Nuevo Orden Mundial




En este nuevo episodio de Mundo Viperino en Penumbra, Alba Lobera y Carlos X. Blanco presentan el libro Las 13 claves del Nuevo Orden Mundial publicado por Letras Inquietas.

Escucha los episodios de Mundo Viperino en Penumbra

Episodio 8: La satanocracia del Nuevo Orden Mundial




En este último episodio de la primera temporada de Cortinas de Humo, José Antonio Bielsa Arbiol desvela cómo el Nuevo Orden Mundial ha logrado imponer una satanocracia global a partir de la apostasía generalizada de las naciones.

Escucha los episodios de Cortinas de Humo


       

↑ Subir

Acerca | Contacto | Aviso legal | Condiciones de venta | Protección de datos | Cookies