Grupos de científicos estudian «salvar» glaciares mediante la geoingeniería

Redacción | 05/02/2022



Según desvela la revista MIT Technology Review publicada por el Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT), numerosos científicos a lo largo y ancho del planeta se encuentran desarrollando diferentes proyectos de geoingeniería a gran escala para «salvar» algunos glaciares del Océano Ártico y Antártico que, según su criterio, están en peligro de desaparecer por el supuesto cambio climático.

La citada publicación asegura que, en diciembre de 2021, algunos investigadores dieron la voz de alarma tras detectar «unas enormes y crecientes grietas en la plataforma de hielo oriental del glaciar Thwaites, una masa de hielo del tamaño de Florida que se extiende por 120 kilómetros en la Antártida occidental». Los científicos advirtieron de que «la lengua flotante del glaciar se podría romper en el océano dentro de tan solo cinco años». En el caso de suceder tal situación, sus previsiones afirman que el nivel de los oceános creccería entre los 0,6 y 3 metros «inundando ciudades costeras de todo el mundo, amenazando a decenas de millones de personas».

En este sentido, la revista del MIT recoge las declaraciones de John Moore, experto en glaciares de la Universidad de Laponia en Finlandia: «Incluso si el mundo dejara inmediatamente de emitir gases de efecto invernadero que impulsan el cambio climático y calientan las aguas debajo de la plataforma de hielo flotante, eso no conseguirá espesar y volver a estabilizar este punto de apoyo crítico de Thwaites». Y es que bajo su opinión, «la única forma de prevenir el colapso es estabilizar las capas de huelo físicamente» bajo «lo que se describe como conservación activa, adaptación radical o geoingeniería de glaciares».

Según la revista del MIT, «Moore y otros científicos han presentado varias intervenciones para preservar los glaciares clave». «Algunos de los modelos involucran la construcción de aparatos artificiales a través de megaproyectos polares y la instalación de estructuras que empujarían a la naturaleza a reparar las existentes», añade. El objetivo de los científicos sería, pues, «salvar las capas de hielo cruciales unos siglos más, lo que nos ayudaría a ganar tiempo para reducir las emisiones y estabilizar el clima».

Otros científicos, abanderados por glaciaólogos de la Universidad de Princeton como Michael Wolovick han propuesto otras alternativas de ingeniería climática como «inmensos proyectos de movimiento de tierras que implicarían transportar o dragar grandes cantidades de material para construir bermas o islas artificiales alrededor o debajo de los glaciares estratégicos». «Esas estructuras soportarían los glaciares y las plataformas de hielo y bloquearían las capas de agua cálida y densa en el fondo del océano que los está derritiendo desde abajo», señala la mencionada publicación.

Por su parte, un grupo de investigadores de la Universidad de Columbia Británica se encuentran estudiando la construcción de «cortinas ancladas en el lecho marino», es decir, una serie de «plataformas flexibles flotantes, hechas de material geotextil, que contendrían y redirigirían el agua cálida». «Si las cortinas redirigieran suficiente agua cálida, la plataforma de hielo oriental de Thwaites podría empezar a espesarse de nuevo y volver a adherirse firmemente a las formaciones submarinas que la han sustentado durante milenios», matiza la publicación.

Otros científicos también han propuesto otras formas de manipulación climática bajo la excusa de proteger los glaciales como «la colocación de material reflectante o aislante sobre algunas partes de los glaciares; construir cercas para retener la nieve que, de otro modo, se precipitaría al océano¡ y aplicar diversas técnicas para secar el lecho debajo de los glaciares, eliminando el agua que actúa como lubricante y ralentizando así el movimiento de los glaciares».

Respecto a los costes de realizar semejantes obras de geoingeniería, los expertos del MIT consideran que salvar ese glacial supondría una inversión mínima de unos 44.000 millones de euros.

Como explica la periodista Alba Lobera, coordinadora del best-seller Geoingeniería: Un infame pacto de silencio, «la geoingeniería es una práctica reconocida oficialmente desde mediados del siglo XX, convertida en motivo de orgullo y de deseo por los poderes gubernamentales». «Siendo su control algo que aún escapa de la mano humana, la ingeniería climática supuso un grito de advertencia por parte de numerosos científicos que continúan insistiendo en que no se tiene la seguridad suficiente para llevarla a cabo o solventar posibles consecuencias», añade.

  DIRECTOS: Coronavirus | OVNI | Geoingeniería

Últimos podcasts


Episodio 2: Alba Lobera y Carlos X. Blanco presentan el libro Las 13 claves del Nuevo Orden Mundial




En este nuevo episodio de Mundo Viperino en Penumbra, Alba Lobera y Carlos X. Blanco presentan el libro Las 13 claves del Nuevo Orden Mundial publicado por Letras Inquietas.

Escucha los episodios de Mundo Viperino en Penumbra

Episodio 8: La satanocracia del Nuevo Orden Mundial




En este último episodio de la primera temporada de Cortinas de Humo, José Antonio Bielsa Arbiol desvela cómo el Nuevo Orden Mundial ha logrado imponer una satanocracia global a partir de la apostasía generalizada de las naciones.

Escucha los episodios de Cortinas de Humo


       

↑ Subir

Acerca | Contacto | Aviso legal | Condiciones de venta | Protección de datos | Cookies