Stützpunkt 103: La base secreta nazi en el Ártico tras el fin de la guerra

Redacción | 20/02/2022



Durante muchos años, historiadores e investigadores han especulado sobre la posible existencia de una base militar secreta nazi ubicada en el Océano Ártico que siguió operativa tras el fin de la Segunda Guerra Mundial y que sirvió de refugio o de centro de operaciones para militares alemanes en general y miembros de las SS en particular.

En su libro El vuelo del águila: La diáspora nazi tras la guerra, el historiador Felipe Botaya asegura que existió en el Ártico canadiense una base secreta llamada Stützpunkt 103: La base secreta nazi en el Ártico tras el fin de la guerra (Punto 103) en la desértica región del cabo Chidley, al este de la bahía de Hudson. Según explica Botaya, Stützpunkt 103: La base secreta nazi en el Ártico tras el fin de la guerra era «una construcción subterránea con muchos túneles cavados en la roca, preparados y aclimatados para poder vivir, con áreas de trabajo y montaje de prototipos. También había cocinas, laboratorios, oficinas, pasillos y líneas de montaje. Había un aeropuerto perfectamente camuflado como el de Villa Winter en Fuerteventura par los aviones que iban y venían».

Botaya afirma que, además de servir para la fabricación de prototipos e «ingenios muy adelantados» para la época, los nazis usaban la instalación como «emisora de escucha, base aérea, estación meteorológica y base de submarinos». «La función meteorológica (era) muy importante, ya que las tormentas se movían de oeste a este hasta llegar a Europa y una afinada predicción ayudaba a mitigar el poder aéreo aliado y jugar con ventaja«, añade.

Según el historiador, la base funcionaba gracias al «calor latente de la atmósfera, que era extraído y producía energía. Era un sistema basado en el vapor de benceno, desarrollado por en 1944 por un ingeniero llamado Doczeka».

Tras el final de la guerra, Stützpunkt 103: La base secreta nazi en el Ártico tras el fin de la guerra estaba en contacto con otras bases nazis secretas repartidas por todo el planeta. Botaya asegura que los nazis contaron con «grupos operativos en el interior de Asia, en las antiguas colonias alemanas de África. Estas y el Punto 103 constituían «una unidad» y «había otras tres bases que formaban otra unidad y estaban ubicadas en Groenlandia, Australia y en la isla de Pascua bajo protección chilena«.

Por último, el historiador afirma que «algunas de estas bases, entre ellas el Punto 103, fueron operativas hasta finales de los años 60».

  DIRECTOS: Coronavirus | OVNI | Geoingeniería

Últimos podcasts


Episodio 2: Alba Lobera y Carlos X. Blanco presentan el libro Las 13 claves del Nuevo Orden Mundial




En este nuevo episodio de Mundo Viperino en Penumbra, Alba Lobera y Carlos X. Blanco presentan el libro Las 13 claves del Nuevo Orden Mundial publicado por Letras Inquietas.

Escucha los episodios de Mundo Viperino en Penumbra

Episodio 8: La satanocracia del Nuevo Orden Mundial




En este último episodio de la primera temporada de Cortinas de Humo, José Antonio Bielsa Arbiol desvela cómo el Nuevo Orden Mundial ha logrado imponer una satanocracia global a partir de la apostasía generalizada de las naciones.

Escucha los episodios de Cortinas de Humo


       

↑ Subir

Acerca | Contacto | Aviso legal | Condiciones de venta | Protección de datos | Cookies